Situación inicial

Fracino es una empresa de tres generaciones de Birmingham que fabrica máquinas para el café expreso y exporta a 70 países, entre ellos Italia. Hasta finales de los años 80 la empresa importaba y distribuía máquinas españolas, pero cuando fue premiada como segundo mejor distribuidor del mundo, la demanda empezó a superar la disponibilidad y Fracino decidió fabricar su propia familia de máquinas. El éxito fue inmediato y, actualmente, Fracino fabrica más de 4.000 máquinas de café expreso al año.

Impactante

El fuerte crecimiento comercial de Fracino comportó una serie de problemas de fabricación y retos relacionados con el alto volumen de producción, incluida la gestión de la mayor parte del doblado del sistema de alimentación del agua de las máquinas, que se daba a una empresa externa. La solución estaba clara: había que realizar el trabajo internamente para poder controlar la calidad y el «lead time». Así se creó una unidad de mecanizado para la chapa y el tubo.

La solución

Inicialmente el doblado del tubo lo realizaba una máquina con carga manual, pero al introducir la 4-RUNNER se revolucionó la producción del tubo: una sola máquina incluye la unidad de doblado, perfilado y corte sin rebaba. El sistema recoge el tubo directamente de la bobina y lo endereza antes de procesarlo, con un máximo de seis pasos de perfilado, doblado, corte y descarga controlada de la pieza acabada. La 4-RUNNER puede realizar curvas con radio fijo o variable, y el perfilado puede ser una combinación de pasos con empuje o con herramientas giratorias.
Combinando todos estos procesos en un ciclo automático, la productividad aumenta de forma exponencial. Los tubos que antes requerían 3 minutos y medio de mecanizado, ahora están listos en 15 segundos. Además, se han eliminado los problemas de «lead time» en los materiales, pasando de la alimentación con tubo recto a la bobina. La eficacia de la máquina ha aumentado, el material descartado se ha reducido en un 20%, y ha disminuido notablemente el tiempo necesario para cambiar de un proceso a otro. La tecnología de 4-RUNNER también es respetuosa con el medio ambiente: al trabajar con todos los ejes eléctricos se elimina la necesidad del aceite hidráulico, lo que genera un ahorro de energía de hasta el 80% con respecto a los viejos sistemas de doblado.

 

Las ventajas

La BLM 4-RUNNER engloba en una sola máquina tres procesos de mecanizado: doblado, perfilado y corte. La inversión inicial se recupera rápidamente gracias a la velocidad de producción, fiabilidad, repetibilidad y facilidad de uso. Con ello se garantizan plazos de entrega más rápidos y una reducción del 20% de los materiales descartados.

Aspectos técnicos

La tecnología completamente eléctrica de 4-RUNNER garantiza altas tolerancias, precisión y facilidad de cambio de producción, en tiempos breves gracias a la posibilidad de memorizar la posición y la configuración de cada eje eléctrico para el programa de trabajo, eliminando la necesidad de crear ninguna herramienta para el cambio de lote.