Situación inicial

Phantom Racing Chassis, de Carolina del Norte, es el mayor fabricante de chasis para karts de carreras de Estados Unidos. La pasión por estos vehículos fue lo que les llevo a montar esta empresa, que basa gran parte de las elecciones técnicas de producto en la información que les llega directamente del campo, es decir, del mundo de las carreras, los pilotos y, también, de la gran experiencia de su fundador y dueño.

Impactante

PRC empezó con una dobladora de tubos completamente manual, que luego reemplazó por una hidráulica. Los volúmenes de producción de Phantom Racing Chassis no eran tan grandes como para tener que automatizar el proceso, pero sí que tenían gran necesidad de precisión para garantizar una mayor calidad del producto acabado. Actualmente, PRC es una empresa con un excelente nivel de automatización, dotada de sistemas CNC para la deformación y el mecanizado, robots de soldadura e incluso máquinas de medición.

La solución

Los pilotos informan de lo que necesitan y Phantom Racing Chassis lo hace. Al igual que ha hecho BLM GROUP USA, que ha suministrado a PRC las máquinas y la tecnología más adecuada a sus necesidades de mecanizado del tubo. La soldadura robotizada requiere una precisión absoluta de las partes que se van a soldar, y obtener este resultado con una dobladora de tubos hidráulica era prácticamente imposible. Por eso, han equipado el taller con un sistema ELECT-M de BLM. La máquina eléctrica ha aumentado la precisión y las prestaciones con respecto a la máquina hidráulica que no era fiable desde este punto de vista, pero no es lo único que ha cambiado: la facilidad de programación también supone una importante ventaja. Gracias a la dobladora de tubos, Phantom Racing Chassis ha conseguido entrar en el mercado de los equipos del circuito NASCAR.

Las ventajas

La inversión inicial en la máquina se recupera rápidamente gracias a la velocidad de fabricación sin comprometer la precisión, la fiabilidad y la facilidad de uso.

Aspectos técnicos

El doblado completamente eléctrico garantiza la mayor precisión y facilidad de cambio de producción, en el menor tiempo.